Publications


Science & Success: Programs that Work to Prevent Subsequent Pregnancy among Adolescent Mothers Print

Also available in [PDF] format. Order publication online.

Table of Contents

Introduction

Program Descriptions and Evaluation Results

  1. Queens Hospital Center’s Comprehensive Adolescent Program for Teenage Mothers and Their Children
  2. Health Care Program for First-Time Adolescent Mothers
  3. Nurse Home Visiting for First-Time Adolescent Mothers
  4. Polly T. McCabe Center for Pregnant Adolescents
  5. Women’s Centre of Jamaica Foundation Programme for Adolescent Mothers
  6. Home-Based Mentoring for First-Time Adolescent Mothers
  7. Intensive School-Based Program for Teen Mothers

References

© 2009, Advocates for Youth
Written by Sue Alford, MLS, with significant assistance from Anne Rutledge and Barbara Huberman.

This publication is part of Science and Success, Programs that Work series. 

 
Best Practices for Family Planning Clinics Print

This needs and assets assessment tool offers clinic administrators and staff an overview of “best practices” for family planning service delivery. Categorized into sections, the tool gives you an opportunity to learn about the latest research and best practices and then, using this information, rate how your clinic fares.  

The tool draws on research from four key sources:

  • Alford S. From Research to Practice: Youth-Friendly Reproductive and Sexual Health Services. Washington, DC: Advocates for Youth, 2009.
  • Alford S. Science and Success.  Washington, DC: Advocates for Youth, 2008.
  • Burlew R, Philliber S. What Helps in Providing Contraceptive Services for Teens. Washington, DC: National Campaign to Prevent Teen Pregnancy, 2006.
  • Kirby D. Emerging Answers 2007: Research Findings on Programs to Reduce Teen Pregnancy and Sexually Transmitted Diseases. Washington, DC: National Campaign, 2007.
It allows you to assess whether best practices are in place in your clinic with respect to: 
  • Confidentiality
  • Respectful treatment
  • Screening and counseling
  • Integrated services
  • Cultural competency
  • Accessible and affordable care
  • Reproductive and sexual health care
  • Staff development
  • Services for young men
  • Parent-child communication
Please indicate the degree to which you feel the organization practices each standard by circling the appropriate rating (1) to (5) where 1= never, 2= rarely, 3= sometimes, 4= often, and 5= always. Total your scores for each section to create an overall “category score.”

 

 I.  Confidentiality

Best Practice: Assure that Young People Have Confidential Access to Contraceptive Services.
   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. Staff has a clear understanding of the state’s laws in relation to informed consent, client confidentiality, and parental notification.  1  2  3  4  5
2. Every clinic staff member, including receptionists, medical assistants, and technicians, is trained about the importance of guarding adolescents’ confidentiality.
 1  2  3  4  5
3. We emphasize the protections rather than limits of confidentiality when interacting with teens.  1  2  3  4  5
 4. We make sure always to have some counseling time alone with adolescent patients, even when they are accompanied to the appointment by a parent or a partner. Staff treats unaccompanied minors as well.
 1  2  3  4  5
5. We refer minors to a pharmacy where their confidentiality will be respected    
 1  2  3  4  5
6. We give extra assurances of confidentiality to HIV-positive youth, undocumented youth, older adolescents, GLBTQ youth, and pregnant and parenting teens.    
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 II.  Respectful Treatment

Best Practice: Treat Teens with Dignity and Respect.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. Every staff member – from clinicians to receptionists – receives training in adolescent development and in treating youth respectfully. Staff is comfortable working with youth.
 1  2  3  4  5
2. Staff schedules longer visits with adolescent clients than with adults.
 1  2  3  4  5
3. All clinicians and counselors are trained in how to raise sensitive issues, including sexual health, condom and contraceptive use, substance use, interpersonal violence, and mental health.  1  2  3  4  5
4. Clinic staff treat every youth as a whole person and involves teens in their own health management.
 1  2  3  4  5
5. A clinic staff member always asks teen clients if they want a chaperone present during an examination.
 1  2  3  4  5
6. Clinicians explain the reasons for a particular test as well as what is involved in the test.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

III.  Integrated Care

Best Practice: Use an Integrated, Multidisciplinary, Holistic Approach to Health Care.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We establish protocols to ensure that youth receive preventive counseling as recommended by GAPS (American Medical Association) or other major medical organizations.  1  2  3  4  5
2. We have protocols that ensure that clinicians screen and counsel every adolescent. We follow the recommendations of the American Medical Association, Society for Adolescent Medicine, and/or American Academy of Pediatrics.
 1  2  3  4  5
3. We screen every teen for depression, interpersonal violence, and a history of abuse because we know that these factors can have a profound effect on adolescents’ risk-taking and health-seeking behaviors.
 1  2  3  4  5
4. We screen every teen for current risk-taking behaviors, including substance use, unprotected sex, exposure to or participation in violent behaviors, poor nutrition, inadequate exercise, and social problems.
 1  2  3  4  5
5. We recognize that some teens, including teen parents and those in foster care, homeless shelters, juvenile detention centers, and substance abuse programs, have higher rates of risk-taking than other teens. Therefore, we set up strong referral systems, co-locate services, and/or establish collaborative partnerships with agencies who serve these youth.
 1  2  3  4  5
6. We develop links with school-based health clinics, which we know are especially effective in serving teens but are often unable to provide contraceptive and family planning services.
 1  2  3  4  5
7. Recognizing that many youth use the hospital emergency department as their usual source of care and, thus, may not receive comprehensive care, we connect with local ER’s so they can refer youth to us for family planning and other care.
 1  2  3  4  5
8. To the extent possible, we try to ensure continuity of care by making every effort to have teens see the same counselor and/or clinicians at every appointment.
 1  2  3  4  5
9. The breadth of the clinic’s services is widely advertised. Clinic staff actively use “in-reach” as well as outreach by asking adolescent clients to recommend services to their friends.
 1  2  3  4  5
10. We make referral appointments for adolescents and ensure that they know exactly where and when to go, giving them clear directions, assurances of continuing confidentiality and information about fees, if any.
 1  2  3  4  5
11. We provide a sheet of paper with the adolescent’s correctly spelled diagnosis and medications, if any, along with reliable, accurate consumer health information Web sites.
 1  2  3  4  5
12. We are aware that integrated care is especially important to some populations of youth, especially young men, pregnant teens, GLBTQ youth, HIV-positive adolescents, and sexual assault survivors.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 IV.  Cultural Competency

Best Practice: Offer Culturally Competent Services and Tailor Services to Meet the Needs of Teen Clients.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We have ongoing training for all staff regarding cultural norms, adolescent development, sexual orientation and gender identity, and cultural competency.
 1  2  3  4  5
2. We have clear, unambiguous policies against discrimination on the basis of sex, age, race/ethnicity, sexual orientation, religion, and gender identity. We ensure that the clinic or practice is a safe place for all clients and staff.
 1  2  3  4  5
3. We hire staff who represent our client population and who are diverse in many ways, including gender and ethnicity. We pay attention to gender role dynamics between staff and clients.
 1  2  3  4  5
4. We ensure that staff can communicate with clients in their own language(s). We ensure that bi-lingual staff is available, either during all operating hours or at set times and on set days.
 1  2  3  4  5
5. We ensure that age-appropriate, high quality consumer health materials and consent forms are available in all the languages that clients speak and for various reading levels, including low literacy.
 1  2  3  4  5

6. We involve young people in assessing the policies and services offered by the clinic and we take their recommendations seriously.
 1  2  3  4  5
7. Our waiting rooms and examining rooms have a gender neutral décor, reassuring both young men and young women that they belong there and are welcome.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 V.  Accessible and Affordable Services

Best Practice: Ensure that Services are Affordable and Accessible for Teens.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We offer transportation vouchers to youth and/or we link with community clinics in the area so that youth can use a clinic closer to their home,  school, or work.  1  2  3  4  5

2. We offer a special help-line that adolescents can use to inquire about services, to make appointments, and to request follow-up care.
 1  2  3  4  5
3. We offer flexible hours for adolescents including appointments in the evening and on weekends. We accept walk-in appointments.  1  2  3  4  5
4. We get a cell number and/or private e-mail address for youth. We contact youth within 24 hours with their test results and keep a confidential log book to document follow-up, treatment, and partner notifications
 1  2  3  4  5
5. We offer free or greatly reduced fees for services to teens.
 1  2  3  4  5
6. We dispense free or low cost prescriptions to teens.
 1  2  3  4  5
7. Where possible, we offer private billing accounts for teens to ensure confidentiality.
 1  2  3  4  5
8. We stock exam rooms (and /or the waiting room) with baskets of free condoms along with signs saying that youth are free to take as many as they feel they need.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 VI.  Reproductive & Sexual Health Services

Best Practice: Establish Teen-Specific Protocols for Reproductive & Sexual Health Services.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We use a teen-friendly standardized form for eliciting sexual history.
 1  2  3  4  5
2. We offer adolescent women a complete array of hormonal contraceptive methods. When an adolescent chooses the pill, patch, or ring, we encourage her to begin her method immediately and to use condoms for additional protection against pregnancy for the first seven days after she has begun.
 1  2  3  4  5
3. We explain the difference between the relative risks and the absolute risks associated with contraceptive options.
 1  2  3  4  5
4. We stress the importance of using dual protection – that is, of using hormonal contraception or other barrier method to prevent pregnancy and condoms to reduce the risk of HIV and STIs to all female clients, regardless of their sexual orientation. We counsel all sexually active youth to use condoms or dental dams at every act of sex to prevent or lessen the risk of infection with STIs, including HIV.
 1  2  3  4  5
5. We don’t require a pelvic exam before prescribing or dispensing hormonal contraception to adolescents. We do the first Pap test three years after the first experience of vaginal intercourse or at 21 years of age, whichever comes first.
 1  2  3  4  5
6. We don’t require a pregnancy test before offering emergency contraception. 
 1  2  3  4  5
7. For purposes of partner notification, we ask about sexual partners for the previous two weeks to one month for herpes and most bacterial infections, in the past two months for chlamydia and gonorrhea infections, and in the past year for HIV infection. We do not limit screening to symptomatic clients.
 1  2  3  4  5
8. We screen consistently for Chlamydia and Gonorrhea, using urine-based testing.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 VII.  Services for Young Men

Best Practice: Recognize that young men have sexual and reproductive health needs of their own.

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We offer holistic care to all young men, regardless of their sexual orientation, that addresses their physical, emotional, and social health.
 1  2  3  4  5
2. We link with other community health clinics and agencies so that other agencies can refer young men to us and we can easily and readily refer young men to nearby care in venues where they will feel that no one will know why they are there.
 1  2  3  4  5
3. We train all clinic staff about the importance of guarding male adolescents’ confidentiality, especially with regard to their peers  1  2  3  4  5
4. We advertise the breadth of the clinic’s services, especially in venues where young men congregate. To make our services known, we use ‘in-reach’ as well as outreach, asking our clients to recommend our services to young men they know.
 1  2  3  4  5
5. We screen all young men under age 25 for Chlamydia and gonorrhea, except when the prevalence in our client population is less than two percent. We consider separately the populations of young men who do and do not have sex with other men. We do not limit screening to symptomatic males.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  

 

 VIII.  Parent-Child Communication

Best Practice:  Help parents support their teen’s reproductive and sexual health needs. 

   Never   
 Rarely   
 Sometimes   
 Often   
 Always
1. We advertise and offer workshops for parents on how to talk with their teens and younger children about sensitive sexual health issues.
 1  2  3  4  5
2. We work with other agencies in our community to promote parenting skills and to prevent teen pregnancy, adolescent substance use, and other adolescent risk behaviors.
 1  2  3  4  5
3. We offer pamphlets, Web information, and other materials, in a variety of languages and reading levels to help parents talk with adolescents about sexuality and other sensitive health issues.  1  2  3  4  5
4. We help parents understand the importance of confidential care for adolescents.
 1  2  3  4  5
My overall score for this category is (add up all the numbers):  


 
Êtes-vous un parent abordable? Print

Aussi disponible en anglais [HTML].

Comme vous êtes un parent ou gardien, il est important que vous soyez abordable. Que signifie ce mot? Comment est-ce que les adultes deviennent abordables? D’être abordable signifie que les jeunes vous trouvent d’un abord facile et ouvert aux questions. D’être abordable à propos de la sexualité est très difficile pour certains parents ou gardiens. C’est possible que les adultes n’aient pas reçu aucune ou peu d’information à propos des rapports sexuels quand ils étaient jeunes. Peut-être les rapports sexuels n’étaient pas discutés à la maison, à cause de craintes ou embarras. En outre les adultes pourraient s’inquiéter parce qu’ils :

  • Ne connaissent pas les bons termes ou les bonnes réponses ;
  • Ne sont pas “au courant” selon les jeunes ;
  • Donnent trop ou pas assez d’information ; ou
  • Donnent l’information au mauvais moment.  

Il est important d’être abordable. La recherche montre que les jeunes ayant reçu le moins d’information sur la sexualité et sur les comportements sexuels de haute risque pourraient expérimenter plus et à un âge plus jeune que les jeunes qui ont reçu plus d’information.1,2,3,4,5  

La recherche montre aussi que quand les adolescents ont l’opportunité de parler avec un parent ou un autre adulte à propos des rapports sexuels et la protection, il est moins probable qu’ils vont avoir les rapports sexuels à un âge très jeune et/ou non protégés que les adolescents qui n’avaient pas parlé avec un adulte fidèle.6,7,8,9  Finalement, les jeunes disent souvent qu’ils veulent discuter des rapports sexuels et la santé sexuelle avec leurs parents—les parents sont leurs ressources préférées de l’information sur ces sujets.10,11

Parce qu’il est très important d’être abordable et parce qu’il y a beaucoup d’adultes qui ont du mal à initier les discussions à propos des rapports sexuels avec leurs enfants, les adultes pourraient avoir besoin d’apprendre les nouvelles compétences et devenir plus confiants de leur capacité d'en discuter. Voici quelques conseils des experts de l’éducation sexuelle.  

Parler avec les Jeunes à Propos de la Sexualité  

  1. Obtenir une bonne fondation générale de l’information factuelle des ressources fiables. Souvenez-vous que la sexualité est un sujet beaucoup plus vaste que les rapports sexuels. Elle comprend aussi la biologie et le sexe mais aussi les émotions, l’intimité, l’affection, le partage, l’amour, les comportements, le flirt et l’orientation sexuelle ainsi que la reproduction et les rapports sexuels.
  2. Apprendre et utiliser les termes corrects pour les parties du corps et les fonctions. Si vous avez de difficulté à dire certains termes sans embarras, pratiquer à dire ces termes en privé avant un miroir jusqu’au moment que vous êtes à l’aise avec eux et que vous les trouvez non sexuels. Par exemple, vous devriez être capable à dire « pénis » aussi facilement que « coude ».
  3. Réfléchissez sur vos émotions et valeurs à propos de l’amour et les rapports sexuels. Revenez à vos souvenirs de jeunesse, votre première amourette, vos valeurs, et comment vous vous sentez sur les sujets liés aux rapports sexuels, comme les méthodes de contraception, les droits de la reproduction, l’égalité sexuelle, le sexe, et l’orientation sexuelle. Vous devriez être conscient de comment vous vous sentez avant de parler effectivement avec les jeunes.
  4. Parlez avec votre enfant. Écoutez plus que vous parlez. Assurez que vous et votre enfant avez une communication ouverte et bilatérale parce qu’elle est la base d’une relation positive entre vous et votre enfant. Seulement en écoutant l’un l’autre, surtout à propos de l’amour et la sexualité, va vous et votre enfant vous comprendre.
  5. Ne pas vous vous inquiéter de — 
    • Être « au courant ». Les jeunes sont comme ça avec leurs paires déjà. Ils veulent savoir ce que vous croyez, qui vous êtes et comment vous vous sentez.
    • Être embarrassé. Vos enfants sont aussi embarrassés. Ce n’est pas grave car l’amour et plusieurs aspects de la sexualité, les rapports sexuels inclus, sont très personnels. Vos enfants comprennent ce fait aussi.
    • Décider quel parent doit parler. Tous les parents et les gardiens affectueux peuvent être un éducateur effectif pour ses enfants.
    • Ne pas avoir une réponse à une question. Vous pouvez dire que vous ne savez pas. Vous pouvez lui dire que vous allez trouver la réponse ou vous pouvez la trouver ensemble. Et puis le faire. 

Parler avec les Jeunes Enfants  

  1. Souvenez-vous que si quelqu’un est assez âgé pour demander, il/elle est assez âgé(e) pour savoir la réponse correcte et à apprendre les termes corrects.
  2. Êtes certain que vous compreniez ce que l’enfant vous demande. Vérifiez. Par exemple, vous pouvez demander, « Je ne suis pas sûr que j’ai bien compris ce que tu m’as demandé. Est-ce que tu me demandes si c’est ok que les gens font XX ou pourquoi les gens font XX? » Vous ne voulez pas donner une longue explication qui ne répond pas à ce que l’enfant a demandé.
  3. Répondez à la question quand elle est demandée. Normalement, il est mieux de risquer l’embarras de quelques adultes (au supermarché, par exemple) que d’embarrasser votre enfant ou de gâcher une opportunité de faire comprendre à votre enfant. Votre enfant préfère que vous lui répondiez au même moment. Si vous ne pouvez pas répondre au moment donné, assurez-vous que l’enfant est content qu’il ait demandé la question et donnez lui un temps quand vous pourriez répondre. « Je suis content que tu m’a demandé. Nous allons en parler quand nous rentrons à la maison. »  
  4. Répondez juste au-dessus du niveau que vous pensez que votre enfant comprendrait, parce que vous pourriez le sous-estimer et ce va créer une porte d’entrer pour les questions à venir. Par exemple, quand vous êtes demandé à expliquer les différences entre les garçons et filles, ne sortez pas un manuel et montrez les dessins des organes sexuels à votre enfant. Un jeune enfant souhaite savoir ce qui est à l’extérieur. Donc vous pouvez dire simplement qu’un garçon a un pénis et une fille a une vulve.  
  5. Souvenez-vous que, même avec les enfants, vous devez établir les limites. Vous pouvez refuser de répondre à une question très personnelle. « Ce qui se passe entre votre père et moi est personnel et je ne veux pas le discuter avec les autres. » Aussi, assurez que votre enfant comprend la différence entre les valeurs et normes liées à sa question. Par exemple, si l’enfant demande s’il ne faut pas masturber, vous pouvez dire, « la masturbation n’est pas mauvaise ; par contre, nous ne la fait pas en public. Elle est faite en privé. » [valeurs versus normes] Vous devez aussi cautionner votre enfant que les autres adultes ont des valeurs différentes sur ce sujet même s’ils ont les mêmes normes ; ça va dire qu’ils pensent que cet un comportement mauvais mais c’est fait en privé.  

Parler avec les Adolescents  

  1. Rappelez-vous de comment vous vous sentiez quand vous étiez un adolescent. Souvenez-vous que l’adolescence est une période difficile. D’un moment, l’ado souhaite avoir une identité séparée et l’indépendance et à un autre moment, il a besoin de soutien de ses parents.
  2. Souvenez-vous que les ados veulent avoir les conversations mutellement respectueuses. Éviter d’imposer. Partagez vos sentiments, valeurs, attitudes et écoutez et apprenez les siens. Souvenez-vous que vous ne pouvez pas imposer les sentiments, valeurs et attitudes sur quelqu’un d’autre.
  3. Ne présumez pas qu’un ado a de l’expérience ou pas, est savant ou naïf. Écoutez attentivement à ce que l’ado dit et/ou demande. Répondez à la question de l’ado, pas à vos préoccupations ou craintes.
  4. Ne pas sous-estimer la capacité de votre ado à évaluer les avantages est désavantages des options variées. Les adolescents ont les valeurs et ils sont capables de prendre les décisions saines, surtout quand ils ont tous les faits et l’opportunité de les discuter avec un adulte de grand secours. Si vous donnez à votre adolescent de la mauvaise information, il va perdre de confiance en vous, mais si vous le donner de la bonne information qui est claire et correcte, il va avoir plus de confiance.  Bien sûr que les décisions d’un adolescent ne seraient pas toujours les mêmes que vous prendriez mais c’est une question d’âge. D’être un parent abordable est un élément des rapports qui dure de toute une vie. Il ouvre les portes pour les rapports plus proches et les liens familials. Il n’est jamais trop tard pour commencer !  

French translation courtesy of Institute for Reproductive Health, Georgetown University.

 

References

  1. Kirby D. Emerging Answers: Research Findings on Programs to Reduce Teen Pregnancy. Washington, DC: National Campaign to Prevent Teen Pregnancy, 2001.
  2. Baldo M, Aggleton P, Slutkin G. Does Sex Education Lead to Earlier or Increased Sexual Activity in Youth? Presentation at the IX International Conference on AIDS, Berlin, 6-10 June, 1993. Geneva: World Health Organization, 1993.
  3. UNAIDS. Impact of HIV and Sexual Health Education on the Sexual Behaviour of Young People: A Review Update. [UNAIDS Best Practice Collection, Key Material] Geneva: UNAIDS, 1997.
  4. Alford S et al. Science & Success:Sex Education & Other Programs that Work to Prevent Teen Pregnancy, HIV & Sexually Transmitted Infections. Washington, DC: Advocates for Youth, 2003.
  5. Thomas MH. Abstinence-based programs for prevention of adolescent pregnancies: a review. Journal of Adolescent Health 2000; 26:5-17.
  6. Miller KS et al. Patterns of condom use among adolescents: the impact of mother-adolescent communication. American Journal of Public Health 1998; 88:1542-1544.
  7. Shoop DM, Davidson PM. AIDS and adolescents: the relation of parent and partner communication to adolescent condom use. Journal of Adolescence 1994; 17:137-148.
  8. Jemmott LS, Jemmott JB. Family structure, parental strictness, and sexual behavior among inner-city black male adolescents. Journal of Adolescent Research 1992; 7:192-207.
  9. Rodgers KB. Parenting processes related to sexual risk-taking behaviors of adolescent males and females. Journal of Marriage and Family 1999; 61:99-109.
  10. Hacker KA et al. Listening to youth: teen perspectives on pregnancy prevention. Journal of Adolescent Health 2000; 26:279-288.
  11. Kaiser Family Foundation, Nickelodeon, and Children Now. Talking with Kids about Tough Issues: a National Survey of Parents and Kids. Menlo Park, California: The Foundation, 2001.

Written by Barbara Huberman, RN, MEd, and by Sue Alford, MLS
© 2005, Advocates for Youth

Lisez nos autres publications en français

 
Plain Talk/Hablando Claro: Un estudio de caso sobre la prevención de embarazos juveniles Print

en South Valley, Albuquerque

También disponible en formato [PDF] y en inglés [HTML] [PDF]


Yo no esperaba embarazarme; aun estaba en secundaria.

Mis amigos se sorprendieron porque yo siempre fui la "chica estudiosa". Cuando la tuve fue muy duro para mí. Tuve que acostumbrarme a no dormir mucho. Fue muy difícil cuando se enfermaba y yo tenía que hacer mis deberes escolares.

Creo que es importante que los jóvenes sepan sobre el control natal y las ETS. Mis padres no hablaron de ello hasta después de que supieron que yo estaba teniendo relaciones sexuales.

Ahora que soy madre y, cuando lo pienso, creo que va a ser difícil comenzar esa conversación. Es incómodo, pero tiene que enseñarse.
- Carla Nieto, age 17

 


Los niños y jóvenes en Nuevo México corren mayor riesgo de sufrir pobreza, experimentar partos juveniles, abandonar sus estudios, usar drogas y padecer violencia que sus pares en muchos otros estados del país.

Los residentes de la comunidad de South Valley en Albuquerque confrontan estos retos todos los días.

 

Y están trabajando para lograr el cambio.

Nuestras primas están embarazadas, nuestras amigas están embarazadas… los estudios  de salud son opcionales.
-
Martin Martinez

Durante cientos de años las aguas del Río Grande han atravesado el pueblo de Barelas, Nuevo México. Desde la época colonial española los residentes han subsistido en las tierras que están justo al sur de Albuquerque, que es una ciudad mucho más grande.

En las últimas décadas Albuquerque ha crecido rápidamente y ha absorbido a esta pequeña comunidad agrícola.
Con solo 54,000 residentes, el área se conoce simplemente como "South Valley".

Aunque no hay límites estrictos entre South Valley y el resto de Albuquerque, a medida que la histórica Ruta 66 serpentea hacia el sur de la ciudad comienza a cambiar el entorno.

Cada tanto sobresale una blanca y brillante casa suburbana entre las hileras de casas construidas en el tradicional estilo de Nuevo México. Los niños juegan en los accesos de gravilla para los carros, sin ponerle atención al vehículo abandonado en el jardín al otro lado de la calle.

South Valley está experimentando una de las tasas más altas de embarazos juveniles y de pobreza en Nuevo México. Los servicios sociales y otros recursos son escasos, lo que conduce a un incremento en la fricción entre los hispanos nativos cuyas familias han vivido en Nuevo México por varios cientos de años, y los inmigrantes recientes de Mexico, Cuba, y Centro y Sur America.

Aunque el uso de drogas y la violencia pandillera también están presentes, la comunidad no carece de valores. De hecho, la comunidad se ha ganado una buena reputación por invertir en —y cuidar—, a sus niños y familias. Miembros de la comunidad, gobierno, agencias sin fines de lucro y pequeñas empresas, se han unido y están trabajando duro para hacer de South Valley un mejor lugar para vivir. 

Plain Talk / Hablando Claro

Muchos adultos creen que si les hablan a los jóvenes sobre el sexo —sobre la sexualidad—, que eso va a alentarlos a que sostengan relaciones sexuales. Pero nosotros sabemos que eso es absolutamente falso.
- Renée Wilson-Simmons, Annie E. Casey Foundation

Plain Talk, conocido en español como Hablando Claro, es una iniciativa de salud organizada por la comunidad que alienta a los padres y a otros adultos a sostener discusiones abiertas, honestas y sinceras con personas jóvenes sobre el tema de la sexualidad.

El éxito de Hablando Claro radica en su simplicidad. Al incrementar la comunicación entre adultos y jóvenes sobre el sexo y el acceso de los adolescentes a la contracepción, los programas ayudan a disminuir los embarazos indeseados, las ETS y el VIH/Sida.

Desde inicios de 1990, la Fundación Annie E. Casey ha apoyado al programa Hablando Claro. Gracias a su apoyo continuado, el programa actualmente está activo en casi 30 comunidades en todo el país.

Cada sitio Hablando Claro consiste en una colaboración de tres organizaciones.

Una comunidad Hablando Claro potencial debe cumplir ciertos criterios:

  • Ser una comunidad de bajos ingresos
  • Tener una alta tasa de embarazos juveniles y/o de ETS
  • Demostrar su disposición para confrontar los temas de salud sexual que afrontan sus jóvenes 

Más allá de estos criterios, las localidades pueden variar significativamente. Por ejemplo, algunas localidades son étnicamente diversas, mientras que otras no lo son. Algunas comunidades cuentan con infraestructura de apoyo proveniente de pequeñas empresas y redes formales e informales creadas por los residentes, mientras que otras carecen de estas ventajas. En algunos sitios la mayoría de los residentes hablan inglés como su primer idioma; en otros la mayoría es hispano-parlante.

En cada caso, Hablando Claro trabaja para crear consenso entre la comunidad acerca de las necesidades de los adolescentes. Para ello se enfoca en los adultos, tanto como receptores de información exacta como replicadores de esa información hacia otros adultos y jóvenes de la comunidad.

Las metas de Hablando Claro son:

  • Crear consenso entre los adultos de la comunidad acerca de la necesidad de alentar a los jóvenes sexualmente activos a que usen métodos contraceptivos de forma consistente
  • Proporcionarle a los padres y otros adultos la información y las habilidades que necesitan para hablar mas efectivamente con los jóvenes acerca de la conducta sexualmente responsable
  • Mejorar el acceso de los adolescentes a los servicios de salud reproductiva de alta calidad, apropiada para su edad y libremente disponibles, incluyendo la contracepción. 

Quien es Quien

Organización Líder Local

Para implementar el programa Hablando Claro en una localidad a menudo se requiere la construcción de una coalición de organizaciones comunitarias y, entre ellas, se designa una organización líder para supervisar y coordinar el proceso. En algunos lugares la organización líder es responsable de la implementación del programa; en otros, la organización líder forma una asociación con una segunda organización, que es la que efectúa la supervisión.

Fundación Annie E. Casey

Establecida en 1948, la Fundación Annie E. Casey proporciona apoyo a niños y familias vulnerables, y ha apoyado al programa Hablando Claro por más de 20 años. La Fundación Annie E. Casey otorga fondos para tres años de ayuda técnica, capacitaciones y otros tipos de apoyo en especie a todas las sedes nuevas de Hablando Claro a través de una sociedad de largo plazo con

Public/Private Ventures (P/PV)

La Fundación Annie E. Casey ha contratado a Public/Private Ventures para que actúe como el intermediario a nivel nacional de Hablando Claro. Actualmente, P/PV trabaja con organizaciones comunitarias, departamentos de salud, proyectos habitacionales, iglesias y otras agencias en 17 estados, para replicar el programa Hablando Claro.

En 2004…

Debido a que la tasa de natalidad en Nuevo México seguía siendo una de las más altas en la nación, el New Mexico Teen Pregnancy Coalition (la coalición de Nuevo México contra los embarazos juveniles) buscó un programa certificado para que pudieran hacerse cargo del problema.

Hablando Claro parecía ser la contraparte ideal. No solo es un programa de base popular que cuenta con un record comprobable de éxito, sino que también está posicionado para tomar ventaja de ciertos valores: fuertes valores culturales en torno a la familia y la crianza de los hijos, la existencia de redes comunitarias de apoyo y, su meta de efectuar cambios positivos.

Más aun, respecto a su implementación, Hablando Claro está diseñada para adaptarse a los entornos culturales específicos de comunidades de color y de bajos ingresos.

Con base en los datos recolectados en las encuestas realizadas a nivel de estado, la coalición pudo identificar las comunidades en las cuales la tasa de nacimientos en adolescentes era considerablemente más alta que el promedio estatal.

South Valley, Albuquerque, fue una de esas comunidades, y pareció ser el hogar perfecto para establecer la primera sede de Hablando Claro en Nuevo México. 

Para abordar algunas de los problemas enfrentando a la juventud de South Valley, el New Mexico Teen Pregnancy Coalition decidó hacerle una solicitud a Public/Private Ventures (P/PV) con el fin de replicar el programa Hablando Claro.

Sin embargo, la coalición necesitaba primero acopiar al menos $80,000 en apoyo financiero para cada uno de los tres años que duraría el programa.

De las conversaciones sostenidas con el departamento de salud estatal y la oficina del gobernador se obtuvo el impulso necesario, y el personal comenzó entonces a crear propuestas para reunir los fondos que se necesitarían para los tres años.

Eventualmente se aseguró el financiamiento de una variedad de fuentes: del New Mexico Department of Health (departamento de salud de Nuevo México), del Family Planning Program (programa de planificación familiar), de la Office of Adolescent and School Health Promotion (oficina de promoción de salud del adolescente) y del New Mexico Human Services Department, Medical Assistance Division (división de asistencia médica del departamento de servicios humanos de New Mexico).

Con estos compromisos en mano, la coalición hizo su solicitud a P/PV. En diciembre de 2005, la New Mexico Teen Pregnancy Coalition fue seleccionada como la organización líder para replicar el programa Hablando Claro en South Valley, con lo que oficialmente comenzó una sociedad de tres años entre la coalición, P/PV y la fundación Annie E. Casey.


Evaluación del programa Hablando Claro

A inicios de la década de 1990, la fundación Annie E. Casey lanzó proyectos piloto de Hablando Claro en cinco localidades.

Una evaluación independiente realizada en 1998 encontró que Hablando Claro tuvo efectividad en:

  • Comunidades latinas o hispánicas tanto como en comunidades afroamericanas o de color
  • Realizar cambios en la forma en la que adultos se comunican con los adolescentes con respecto a la sexualidad

En particular encontró que:

  • Se incrementó el nivel de comunicación entre los adultos y los jóvenes sexualmente activos
  • Se incrementó el nivel de conocimiento entre los jóvenes sobre dónde podrían obtener contracepción 

La evaluación también determinó que, comparado con los jóvenes que no hablaron sobre el tema de la sexualidad con los adultos en quienes confiaban, los jóvenes que sí tuvieron tales conversaciones:

  • Sabían más y estaban mas cómodos respecto al tema de la contracepción
  • Utilizaron la contracepción con mayor consistencia
  • Utilizaron los servicios de salud reproductiva mas a menudo
  • Tenían menores probabilidades de involucrarse en un embarazo o de ser diagnosticados con una ETS

P/PV trabajó con la New Mexico Teen Pregnancy Coalition para planificar e implementar los tres componentes esenciales necesarios para replicar el programa.

Los tres componentes de Hablando Claro incluyen:

 

  • El mapeo de la comunidad, lo que le proporciona a la comunidad misma una oportunidad para identificar las actitudes, conocimientos y creencias de los residentes con respecto a la sexualidad en adolescentes, y los alienta a que desarrollen mensajes específicos para su comunidad, para ayudar a que los adolescentes disminuyan las actividades sexualmente riesgosas
  • Walkers and Talkers / Promotoras, quienes residen en las comunidades y están capacitadas como educadoras de pares. Ellas realizan acercamientos hacia otros adultos para: (1) compartir con ellos  información exacta sobre la salud sexual para que, a su vez, estos adultos puedan sostener discusiones informadas con los jóvenes;  y (2) los instruyen en habilidades de comunicación para que las discusiones con los jóvenes sean productivas y positivas
  • Fiestas de Salud en Casa, que regularmente crean oportunidades para que las promotoras puedan proporcionarles a los padres y otros adultos información exacta sobre la salud sexual, y enseñarles estrategias efectivas de comunicación en un ambiente seguro y relajado, en donde los participantes puedan aprender y discutir temas sensitivos de salud sexual

Mapeo de la comunidad

El objetivo de Hablando Claro es asegurar que cada adulto en esta comunidad tenga la información, las herramientas y las habilidades que necesita para transmitirle a los adolescentes  información sobre el sexo y la sexualidad.

-Tammi Fleming,
Directora de Hablando Claro
Public/Private Ventures 

Al realizar cientos de encuestas de mapeo se hace posible comprender los conocimientos, actitudes y comportamientos de las comunidades con relación a los temas de salud sexual en adolescentes y la comunicación entre adultos y jóvenes. A inicios de 2006, el personal de P/PV viajó a Albuquerque para capacitar a 17 miembros de la comunidad y al personal de la coalición sobre el proceso de mapeo comunitario para el programa Hablando Claro. Los encuestadores asistieron al curso de dos días que brindó P/PV sobre mapeo comunitario, que incluyó los temas de: contenido de la encuesta, obteniendo el consentimiento informado y, como mejorar las habilidades de entrevista.

El plan del mapeo requería el análisis de 500 encuestas concluidas. Para llegar a esa cantidad, los encuestadores efectuaron una muestra aleatoria entre 600 de las 2639 unidades habitacionales en South Valley. Asimismo, también realizaron encuestas en el popular mercado rural semanal.

"Los participantes recibieron un vale de $10 por su participación, que podían cambiar por productos en el mercado rural local", explicó Sylvia Ruiz, directora ejecutiva del New Mexico Teen Pregnancy Coalition. "Yo anticipaba que se podría presentar algún pequeño problema, pero no hubo ninguno. Los $10 hicieron una gran diferencia en esta comunidad tan pobre".

Al concluir el proceso, el equipo de encuestadores había exitosamente recolectado 496 encuestas para su análisis. 

Walkers and Talkers / Promotoras

Curanaderas
Practicantes de una larga tradición latinoamericana que se basa en curaciones de fe y con hierbas, las curanderas son sumamente importantes en estas comunidades, en donde la falta de transporte afecta en gran parte el acceso de los residentes a los servicios sociales y de salud establecidos.


Mientras que el personal de P/PV analizaba los datos en sus oficinas en Filadelfia, el New Mexico Teen Pregnancy Coalition centró su atención en organizar al personal que trabajaría en el programa. Con los fondos proporcionados por el departamento de salud del estado del Nuevo México la coalición reclutó a Kelly Garridas, una trabajadora social que laboraba con otra organización local involucrada en salud reproductiva, para que fuera la coordinadora del programa Hablando Claro.  

La coalición también reclutó Promotoras para el programa Hablando Claro entre la red informal de lideresas —como trabajadoras de salud y curanderas locales—, que ya existía en South Valley.

En South Valley las Promotoras trabajan medio tiempo para el proyecto Hablando Claro y reciben $10 la hora por su trabajo.

Las Promotoras tienen cuatro responsabilidades:

  • Diseminar los resultados del mapeo comunitario
  • Incrementar la concienciación sobre el programa Hablando Claro y actuar como sus emisarias
  • Informarles a los residentes sobre los temas de salud reproductiva en adolescentes y servicios para los mismos
  • Facilitar Fiestas de Salud en Casa

En estas comunidades es culturalmente apropiado ir a una curandera. Las curanderas son señoras (y señores) del barrio que tienen mayores conocimientos que otras en esos vecindarios sobre las hierbas, la espiritualidad y los rituales. Están acostumbradas a poner de su parte cuando se trata de mejorar la salud de los miembros de la comunidad, así que ha sido relativamente fácil involucrarlas en el trabajo de Promotoras.
- Sylvia Ruiz, directora ejecutiva
New Mexico Teen Pregnancy Coalition

Las personas reclutadas como Promotoras necesitan poder relacionarse fácilmente con otras y ser amigables; deben ser personas conocidas y respetadas en su comunidad y capaces de motivar a otros. Asimismo, tienen que saber leer y escribir y poseer la capacidad de comunicarse fácil y claramente. Además, tienen que poder comprender y pensar rápidamente.

Las Promotoras participan en más de 60 horas de capacitaciones para incrementar sus conocimientos sobre la salud sexual y reproductiva. También se les proporcionan los resultados del proceso de mapeo de su comunidad, y se les mejora su capacidad de comunicación y habilidades para enseñar.  

Específicamente, las Promotoras aprenden sobre la salud sexual, la fisiología humana, la reproducción, los métodos contraceptivos y sobre los mitos y realidades de la sexualidad. Igualmente, se les proporciona información acerca de dónde ir para obtener apoyo adicional.

Por otro lado, también reciben capacitación sobre cómo enseñarles a los padres y a otros adultos sobre la comunicación efectiva, así como otras técnicas y habilidades que promocionan la comunicación abierta y honesta con los adolescentes de la comunidad.

Resultados de la encuesta de mapeo comunitario

El 80% de los adolescentes en South Valley reportan que sí pueden hablar con sus padres acerca del sexo, pero únicamente el 40% lo ha hecho.

Con esto en mente, Hablando Claro trabaja para zanjar la brecha en comunicación que existe entre adultos y adolescentes.

El 17 de octubre de 2006 el personal de P/PV presentó los resultados de las encuestas de mapeo de la comunidad durante una reunión abierta al personal de la coalición, líderes comunitarios, Promotoras y residentes de la comunidad, a la que asistieron más de 50 personas.

En resumen, el proceso de mapeo mostró que los jóvenes y adultos de South Valley estaban dispuestos a platicar sobre el tema de la salud sexual. En general, los adultos apoyaron el acceso de contraceptivos para los jóvenes sexualmente activos. A su vez, muchos jóvenes sexualmente activos manifestaron tener ansiedad de que sus padres se enteraran de que ellos estaban sosteniendo relaciones sexuales.

Del mapeo surgieron algunos puntos importantes:

  • Casi la mitad de los adultos encuestados dijeron que habían estado involucrados en un embarazo cuando eran adolescentes
  • La mayoría de los jóvenes y adultos encuestados piensan que la mitad de las jóvenes adolescentes experimentarían un embarazo antes de cumplir 20 años
  • Los padres están mas dispuestos a ayudar a los hijos que a las hijas  para que eviten el embarazo
  • Aunque casi todos los adolescentes sexualmente activos saben que es muy importante utilizar métodos de control natal, poco más de la mitad de ellos manifestaron que utilizaban protección durante cada acto sexual
  • Mas de la mitad de los adolescentes encuestados piensan que sus padres NO aprobarían que ellos usaran métodos anticonceptivos
  • Cuando se les preguntó a los adolescentes si deberían de aceptar que alguien les dijera que "no" quería sostener relaciones sexuales con ellos, casi la tercera parte de ellos no sabía qué responder o pensaban que "nunca se debería de aceptar un no” como respuesta.

Normal 0 false false false MicrosoftInternetExplorer4  

Fiestas de Salud en Casa

Las Reuniones Caseras de Salud son la pieza central del programa Hablando Claro. Las Reuniones están diseñadas para congregar a pequeños grupos de miembros de la comunidad en el confort de la casa de alguno de ellos, para que todos puedan aprender más acerca de los temas de salud sexual.  Los ejercicios para la construcción de habilidades sirven para que los adultos adquieran conocimientos y destrezas para poder hablar sobre la salud sexual, incluyendo la contracepción.

Fiestas de Salud en Casa de Salud incluyen ejercicios para la construcción de habilidades e información sobre una variedad de temas relacionados con la salud sexual.  Sin embargo, los participantes pueden solicitar que se les refuerce ciertos temas.

Los temas que más se solicitan son:
(% de Fiestas de Salud en Casa donde se solicitaron los temas)

58%   anatomía del aparato reproductivo y fisiología
58%   comunicación padre-adolescente
11%   resultados de los mapeos comunitarios
7%     métodos anticonceptivos
7%    ETS y VIH/Sida

En South Valley las Fiestas de Salud en Casa se han estado realizando desde febrero del 2006. Las cuatro Promotoras dirigen hasta 10 Fiestas de Salud en Casa por semana. Mientras que en todas las reuniones se imparte la información medular del programa, los asistentes frecuentemente solicitan que se les repase cierta información.

Las Promotoras buscan a las personas que puedan patrocinar una reunión a través de sus contactos personales, entre los participantes anteriores y en el mercado rural semanal.  Cada anfitrión invita a los miembros de su familia y amigos cercanos para que asistan a su Fiesta de Salud en Casa.

"Muchas de las personas que participan no necesariamente tienen hijos", explicó Kelly Garridas. "Tienen una sobrina o nieta a quienes pueden transmitirles el mensaje que estamos diseminando".

Las Promotoras reportan que las madres que asisten a las Fiestas de Salud en Casa a menudo llevan a sus hijas e hijos adolescentes. En este sentido, Hablando Claro está tomando una nueva dirección, ya que en otras localidades las Fiestas de Salud en Casa usualmente cuentan solo con la asistencia de adultos o casi solo de adultos. No obstante, en South Valley las reuniones intergeneracionales son comunes.  Otros aspectos –como los cambios que se operan en las comunidades, la diseminación de información, y que se ofrecen respuestas a las preguntas de las personas—, son fundamentales en las Fiestas de Salud en Casa de cada una de las localidades donde está el programa Hablando Claro.

Según las Promotoras, muchas preguntas hechas durante las Fiestas de Salud en Casa ofrecen magnificas oportunidades para reemplazar la desinformación y los mitos con información exacta. Algunas veces las preguntas giran en torno al embarazo, como "¿Puedo quedar embarazada durante mi regla"?  No obstante, las Promotoras están de acuerdo que la mayoría están relacionadas con las ETS, incluyendo el VIH, como "¿Puedo contraer VIH si toco a alguien?", y "¿Puedo contraer una ETS de un inodoro?"

Un paso más allá

Las Promotoras de South Valley han asumido roles adicionales para fortalecer a su comunidad –algunos aparentemente únicos con respecto a otros programas de Hablando Claro–, y otros mas comunes a todos los programas Hablando Claro.

Para enseñarles sobre la reproducción usamos una figura humana grande a la que se le puede poner todas las partes. Les decimos: "Si no sabes a donde va, ponla en la cabeza.

Al final, todas las partes pueden resultar puestas en la cabeza. Dicen que saben algo sobre esa parte, pero que no saben a donde va, así es que les enseñamos".


- Louisa Cova, Promotora

Inscripción en Medicaid

Una faceta extremadamente valiosa de Hablando Claro en South Valley es su asociación con el departamento de salud de Nuevo México, a través de la cual las Promotoras inscriben a las personas elegibles en el programa Medicaid. En South Valley, donde la falta de transporte es una enorme barrera para acceder al uso de los servicios, esta alianza funciona muy bien.  La coalición solicitó y recibe fondos de Medicaid para capacitar y certificar a las Promotoras en el proceso de inscripción.

Los datos disponibles muestran que a medida que incrementa la edad de los niños en Nuevo México, su inscripción en el programa Medicaid declina. Pero debido a que las Promotoras son personas que ya gozan de la confianza de la comunidad, a menudo pueden mas fácilmente identificar y contactar a aquellas familias que califican para los distintos programas de Medicaid que los empleados del departamento de salud.  

Esta es otra forma más de conectar a los adolescentes con los servicios de salud y proveerles acceso a los métodos preventivos que necesitan.

Gestoras informales de casos

Al trabajar con las familias y encaminarlas hacia la variedad de servicios sociales y de salud que necesiten, las Promotoras también se han convertido en gestoras informales de casos. Como tales, todas las Promotoras necesitan y reciben capacitación continua sobre los temas de vacunaciones, de cómo referir a las personas hacia los recursos que necesiten y sobre servicios de salud para infantes.

Por ejemplo, el New Mexico Children, Youth and Families Department, CYFD (departamento de jóvenes, niños y familias de Nuevo México) recientemente realizó una capacitación de un día de duración para las Promotoras acerca del abuso y abandono en niños. La capacitación también tocó el tema de la responsabilidad que tienen las Promotoras de  reportar el abandono de niños cuando lo observen. A la vez, a las Promotoras se les garantizó confidencialidad al reportar estos casos.  Asimismo, se les aseguró de que el CYFD pocas veces extrae a los niños de sus hogares. Con mayor frecuencia, el CYFD capacita a los padres sobre la crianza de los niños, y se asegura de que los padres y niños reciban cuidados de salud mental, terapia de lenguaje u otros servicios que pudieran necesitar para lograr la seguridad y el bienestar de los niños, a la vez que se mantiene unida a la familia. 

Las personas estaban aliviadas de que estábamos haciendo algo acerca de los embarazos juveniles.

Era como si la comunidad hubiera dado un suspiro de alivio.

- Sylvia Ruiz, Executive Director New Mexico Teen Pregnancy Coalition

Acciones futuras

En su rol de organización líder, el New Mexico Teen Pregnancy Colaition ha identificado varias lecciones aprendidas en los primeros dos años de existencia del programa en South Valley:

  1. Desde el inicio, sea claro con los socios sobre los diferentes roles. Utilice memorandos de entendimiento.
  2. Asegúrese de que los roles no dependan de una persona en particular; de que cuando una persona se valla y otra llegue en su lugar el rol continuará. Para cada rol pregúntese: "¿Qué hace esta persona y cómo lo hace, y qué es lo que se espera de ella y para cuando se espera?"
  3. La capacitación entrecruzada es esencial. Asegúrese de que el personal esté familiarizado con el trabajo de cada quien, para que si alguna persona se va otra pueda tomar ese rol sin tropiezos. El programa no deberá fallar porque una persona u otra se vaya.
  4. Acople a la Promotora que conduce las Fiestas de Salud en Casa a la cultura de las personas de esa casa. Los hispanos no tienen una sola cultura. Reconozca que el tema de la cultura tiene importancia y que el lenguaje coloquial y las suposiciones culturales varían,  especialmente en cuanto a temas sensitivos como la salud sexual. Por ejemplo, los hispanos nativos varían grandemente de los inmigrantes cubanos, quienes a su vez varían ampliamente de los inmigrantes mexicanos, y así sucesivamente.
  5. Contrate personas que puedan dedicarle tiempo y energía al trabajo. No contrate Promotoras que ya tienen un trabajo de tiempo completo. Ser Promotora es un trabajo intenso y agotador. La preparación y conducción de presentaciones es extenuante porque significa estar en el hogar de otras personas y cumplir con las complicadas reglas de hospitalidad, a la vez que se presenta información exacta de tal forma que promueva las preguntas y la participación plena.
  6. Anticipe que tendrá que proporcionarles capacitación y apoyo a las Promotoras que son inmigrantes en este país. Si las Promotoras son inmigrantes, seguramente necesitarán capacitación y apoyo en relación a las variadas facetas de la vida en Estados Unidos, como la adquisición de una licencia para conducir, la apertura de una cuenta bancaria y la forma correcta de llenar un cheque, el pago de impuestos, el cumplimiento de chequeos médicos "bebé sano" y otras actividades establecidas para promover la salud, etcétera.

Y aparte de ayudar a las familias nosotras también aprendemos de ellas. Parece tan simple.

Tienen tanto que enseñarnos a nosotros como nosotros a ellas.

- Paola Dickey, Promotora

Mucho tiempo después de que nos hayamos ido, si hemos ayudado a estos jóvenes, el cambio permanecerá… 

El New Mexico Teen Pregnancy Coalition y otros interesados concuerdan que la sostenibilidad es el punto más importante que afronta Hablando Claro en South Valley.

Como tal, estas personas tan comprometidas están trabajando duro para asegurar que el programa continúe cuando concluya en tres años el apoyo y los fondos brindados por las fundaciones Annie E. Casey y Public/Private Ventures en diciembre de 2008.

La sostenibilidad es posible porque hay tanto apoyo comunitario, especialmente para Hablando Claro, con su involucramiento comunitario tan extenso. Varias fundaciones en Nuevo México han brindado su apoyo y están trabajando conjuntamente con el estado sobre la prevención de embarazos juveniles en los condados Doña Ana y Taos.  También ayudan a financiar el programa Hablando Claro en Doña Ana.

-Susan Lovett
Family Planing Bureau (oficina de planificación  familiar)
 

El programa Hablando Claro ha estado operando en South Valley por aproximadamente dos años. Como tal, es demasiado pronto para poder hacer una evaluación respecto a su impacto sobre la comunidad en el largo plazo. No obstante, las historias de las Promotoras y los puntos de vista de los que supervisan el programa proporcionan vivas indicaciones de que el programa Hablando Claro efectivamente ejerce una diferencia en los adultos y jóvenes de South Valley.

Hablando Claro promete brindar enormes beneficios a los adultos y jóvenes que están aprendiendo a hablar juntos sobre la salud sexual y muchas cosas mas. La directora ejecutiva del New Mexico Teen Pregnancy Coalition probablemente resumió mejor el programa y su impacto:

La llave del éxito de Hablando Claro y de otros programas organizados por las comunidades es la selección de estrategias efectivas que se ajustan para hacerlas culturalmente apropiadas.

La salud reproductiva de los adolescentes es un tema complejo. El embarazo juvenil afecta a los adolescentes, a sus hijos y sus futuros. El embarazo juvenil y la paternidad /maternidad juvenil también afectan a los sistemas de salud y educación, a todo el círculo familiar y a las comunidades. El embarazo juvenil contribuye a elevar los costos en las visitas a las salas de emergencias, del cuidado prenatal y obstétrico para las jóvenes madres, y el cuidado de sus infantes.
A través de Hablando Claro se cambian vidas. Mucho tiempo después de que nos hayamos ido, si hemos ayudado a estos jóvenes, el cambio permanecerá.
 
-Sylvia Ruiz
New Mexico Teen Pregnancy Coalition

 

Para mayor información sobre cómo replicar el programa Hablando Claro

En 2002 la fundación Annie E. Casey contrató a Public/Private Ventures para que operara el Centro Nacional de Replicación del Programa Hablando Claro. P/PV evalúa las solicitudes de las comunidades que quieren replicar el programa y les proporciona capacitación y asistencia técnica a aquellas que se escogen como localidades en donde se establecerá el programa Hablando Claro. Estas localidades son variadas, y en la actualidad incluyen un rango de organizaciones comunitarias así como los departamentos de salud de 17 estados. Todas las comunidades tienen tres cosas en común: preocupación por la alta tasa de embarazos juveniles y ETS, el deseo de intervenir, y el compromiso de que recibirán el apoyo de una o más fuentes de financiación.

A través de la Fundación Annie E. Casey y P/PV se le proporciona a cada localidad $40,000 en fondos para apoyar la implementación del programa. A su vez, cada localidad deberá agenciarse hasta $100,000 por año durante tres años para poder implementar completamente el programa, contratar personal y realizar actividades en la comunidad. P/PV puede darles asistencia a las comunidades interesadas respecto al proceso de adquisición de fondos.

Para mayor información, visite la página http://www.plaintalk.org.

Para recibir mayor información sobre cómo replicar el programa Plain Talk / Hablando Claro, por favor comuníquese con Tammi Fleming, Public/Private Ventures ( This e-mail address is being protected from spambots. You need JavaScript enabled to view it ).

Este estudio de casos fue producido por Advocates for Youth con financiación de la Fundación Annie E. Casey.

Advocates for Youth le agradece a la Fundación Annie E. Casey su apoyo, pero reconoce que los resultados de la investigación y las conclusiones presentadas en este reporte son responsabilidad únicamente de sus autores, y que no necesariamente reflejan las opiniones de la Fundación.

Escrito por Sue Alford, MLS, y William Neville
Advocates for Youth © 2008

www.plaintalk.org

Advocates for Youth es una organización nacional sin fines de lucro cuya objetivo es crear programas y abogar por políticas que ayuden a que los jóvenes puedan tomar decisiones saludables con respecto al sexo.

 
Reproductive Health Outcomes & Contraceptive Use among U.S. Teens Print

Also available in [PDF] format.

Many U.S. teens do not use contraception and condoms consistently. As a result, each year many teens experience pregnancy, mostly unintended. Yet about half of all pregnancies among U.S. women each year are unintended. In fact, teens’ use of contraception and condoms mirrors that of adult women and men.

Pregnancy Rates in the United States Have Declined But Remain High

  • In 2004, teens accounted for about 11 percent of all the pregnancies among U.S. women, about 10 percent of the births, and just under 7 percent of the abortions.[1,2,3]
  • In the United States in 2004, there were 72.2 pregnancies per 1,000 women ages 15 through 19, including 1.6 per 1,000 teens under age 15; 41.5 per 1,000 teens ages 15 through 17; and 118.6 per 1,000 teens ages 18 and 19.[1]
  • Pregnancy rates in 2004 were higher among adult women than among teens. For example, there were 164 pregnancies per 1,000 women ages 20 through 24; 169 per 1,000 women ages 25 through 29; and 135 per 1,000 women ages 30 through 34.[1]
  • Between 1990 and 2004, U.S. adolescent pregnancy rates declined 38 percent among 15- to 19-year-old women; 53 percent among youth under age 15; 46 percent among 15- to 17-year-olds; and 30 percent among 18- to 19-year-olds.[1]
  • Teen pregnancy rates dropped in three major ethnic groups in 2004; yet pregnancy rates remained higher for black and Hispanic teens than for whites. Among teens ages 15 through 19, the pregnancy rate was 45 per 1,000 non-Hispanic whites; 128 per 1,000 non-Hispanic blacks; and 133 per 1,000 Hispanics.[1]

U.S. Birth Rates Rise

  • In 2006, American women gave birth to 4,265,996 infants, the largest number of births since 1961. Women ages 15 through 19 had about 10 percent (435,427) of the births, while women in their 20s had about 53 percent of the infants.[2]
  • Birth rates for U.S. teens ages 15 through 19 rose three percent, from 40.5 in 2005 to 41.9 per 1,000 in 2006, the first increase reported since 1991. At the same time, birth rates also rose among all age groups of adult women.[2]
  • Among U.S. teens ages 15 through 19, the birth rate was lowest among Asian and Pacific Islanders at 17 per 1,000. The birth rates were: 27 per 1,000 non-Hispanic whites; 55 per 1,000 American Indian/Alaska natives; 64 per 1,000 non-Hispanic blacks; and 83 per 1,000 Hispanics.[2]

Fewer Young Women Seek Abortions

  • Pregnancies among women ages 15 through 19 are more than twice as likely to end in live birth as in abortion.[1]
  • The proportion of abortions obtained by women younger than 20 has dropped steadily since 1974. In that year women younger than 20 accounted for 33 percent of all abortions; in 1989, 25 percent, and in 2004, only 17 percent.[3]
  • The number of abortions in the United States declined by 24 percent between 1990 and 2004, down from 1.61 million to 1.22 million. In 2004, the abortion rate was 19.7 per 1,000 women ages 15 through 44,[2,4] and 19.8 per 1,000 women ages 15 through 19.[4,5]
  • In 2004, the abortion rate was 11 per 1,000 non-Hispanic whites ages 15 through 19, down from 33 per 1,000 in 1990. Among Hispanic teens, the rate in 2004 was 27, down from 39 in 1990. For non-Hispanic black teens, the 2004 rate was 47, down from 84 in 1990.[1
  • Between 1990 and 2004, the abortion rate fell by two-thirds among non-Hispanic white teens, by almost a third among Hispanic teens, and by 44 percent among non-Hispanic black teens.[1]

Young People Experience the Greatest Proportion of Unintended Pregnancies

  • While about half of all pregnancies in the United States are unintended, rates of unintended pregnancy are highest among women ages 18 and 19 and 20 through 24.[6]
  • The proportion of unintended pregnancies remains highest among women under age 20. In other words, about 85 percent of teenage pregnancies are unintended compared to about 50 percent among adult women.[6]
  • Unintended pregnancy rates are about four times higher among women whose income is at or below the federal poverty line (112 per 1,000 women) than among women whose income is at least twice the federal poverty level (29 per 1,000).[6]

Contraceptive Use and Inconsistent Use Are Problematic Among American Women

  • Half of all unintended pregnancies occur among contraceptive users; 90 percent result from inconsistent or incorrect method use.[7]
  • By comparison, half of all unintended pregnancies occur among the relatively small percentage of women who use no contraception. For example, half of all unintended pregnancies among sexually active high school students occurs among the 88 percent who use contraception (even if inconsistently or incorrectly) and half occurs among the 12 percent who report using no method.[8,9]
  • Studies show that women with ambivalent attitudes toward pregnancy use contraceptives less consistently and less effectively than women who have clear, firm motivation to avoid pregnancy.[8]
  • In 2003, among sexually active high school students who reported using contraception: 14 percent used oral contraceptives; 49 percent used condoms only; six percent used both oral contraceptives and condoms; 11 percent relied on withdrawal; three percent on injected contraception; two percent on both condoms and injected contraception; two percent used an undefined method; and less than half of one percent used an undefined method and condoms. Twelve percent used no method.[9]
  • Research shows that males who reported engaging with their partner in more couple-like activities were more likely to have ever used and always used contraception as were females who had discussed contraception before sex.[10]
  • Research suggests that many teens make decisions about whether to use contraception and/or condoms within the context of each sexual relationship. While some studies indicate more consistent use in casual relationships than in regular or main relationships, other studies indicate that, the less familiar adolescents felt with a prospective partner, the less likely they were to use contraception, possibly because they felt less comfortable discussing sex, sexual histories, and contraception.[10]
  • Research also shows that male teens who did not use contraception during a first sexual relationship were 66 percent less likely to have used contraception in their latest relationship compared to males who used contraception at first sex.[9] Males who suffered sexual abuse in the past were far less likely to use contraception than males who never suffered such abuse.[8]
  • Female teens who did not use contraception during a first sexual relationship were less likely to have used it in their latest relationship. Females were also unlikely to use contraception if their partner was initially a stranger to them. And, females’ likelihood of using contraception was reduced by 20 percent for each additional partner they had ever had.[10]
Written by Sue Alford, MLS
© 2008 Advocates for Youth

References:
  1. Ventura SJ et al. Estimated pregnancy rates by outcome for the United States, 1990-2004. National Vital Statistics Reports 2008; 56(15):1-24; http://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr56/nvsr56_15.pdf; accessed 7/23/2008.
  2. Hamilton BE et al. Births: preliminary data for 2006. National Vital Statistics Reports 2007; 56(7):1-18; http://www.cdc.gov/nchs/data/nvsr/nvsr56/nvsr56_07.pdf; accessed 7/24/2008.
  3. Henshaw SK and Kost K. Trends in the Characteristics of Women Obtaining Abortions, 1974-2004. New York: Guttmacher Institute, 2008.
  4. Strauss LT et al. Abortion surveillance, United States, 2004. Morbidity & Mortality Weekly Report, Surveillance Summaries 2007; 56(SS09):1-33.
  5. Jones RK et al. Abortion in the United States: incidence and access to services, 2005. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2008; 40(1):6-16.
  6. Finer LB, Henshaw SK. Disparities in rates of unintended pregnancy in the United States, 1994 and 2001. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2006; 38(2):90-96.
  7. Frost JJ, Darroch JE. Factors associated with contraceptive choice and inconsistent method use, United States, 2004. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2008; 40(2):94-104.
  8. Frost JJ et al. Factors associated with contraceptive use and nonuse, United States, 2004. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2007; 39(2):90-99.
  9. Santelli JS et al. Contraceptive use and pregnancy risk among U.S. high school students, 1991-2003. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2006; 38(2):106-111.
  10. Manlove J et al. Contraceptive use and consistency in U.S. teenagers' most recent sexual relationships. Perspectives on Sexual & Reproductive Health 2004; 36(6): 265-275.
This publication is part of The Facts series.
 
<< Start < Prev 21 22 23 24 25 26 27 28 29 30 Next > End >>

Page 27 of 72
AMPLIFYYOUR VOICE.ORG
a youth-driven community working for change
AMBIENTEJOVEN.ORG
Apoyo para Jóvenes GLBTQ
for Spanish-speaking GLBTQ youth
MYSISTAHS.ORG
by and for young women of color
MORNINGAFTERINFO.ORG
information on emergency birth control for South Carolina residents
YOUTHRESOURCE.ORG
by and for gay, lesbian, bisexual, transgender, and questioning youth
2000 M Street NW, Suite 750  |  Washington, DC 20036  |  P: 202.419.3420  |  F: 202.419.1448
COPYRIGHT © 2008 Advocates for Youth. ALL RIGHTS RESERVED  |  Contact Us   |  Donate   |  Terms of Use   |  Search